Mica Restobar, un italiano diferente

Aunque la comida italiana es algo con lo que todas estamos muy familiarizadas, no podemos olvidar que la gastronomía itálica es bastante más rica y extensa que los archiconocidos platos de pasta y pizza. Por ejemplo, Italia cuenta con una rica tradición en elaboración de embutidos, con una diferenciación de estilos y tradiciones gastronómicas por regiones, entre los que se encuentran el salami y la mortadella (bien diferentes de los españoles), la pancetta, el guanciale, el lardo di colonnata, la bresaola y demás tipos de fiambres y embuchados que ansiamos en nuestra propia nevera. Si a esto le unimos la variedad de quesos, vinos, panes, trufas y aceite de oliva, nos queda el pequeño restaurante del que venimos a hablar hoy: Mica Restobar, en pleno distrito Centro de Madrid.

Situado en un pequeño pero acogedor local, cuenta con dos ambientes en su interior, el primero de mesas altas en la entrada junto a la barra y, a continuación, un pequeño espacio al fondo, más íntimo, con mesas de madera y luz cálida. Para el buen tiempo cuentan con una agradable terraza en la Plaza de Corps, enfrente del centro cultural Conde Duque, perfecto para disfrutar de un día primaveral o una noche de verano.

Mica Restobar ofrece una carta no muy extensa pero de calidad excelente, con platos que van desde el carpaccio a la burrata, además de los ya mencionados embutidos, focaccias y por supuesto pizzas, hechas con harina semi integral y ecológica. También cuentan con una cuidada selección de vinos naturales cultivados orgánicamente, tanto españoles como italianos.

Es de destacar el cuidado que ponen en la atención al público, para que cada cliente disfrute la comida y el local, explicando la carta y los vinos con cariño, llegando a ofrecer una pequeña cata (nos dieron a probar dos vinos orgánicos, uno de Sicilia y otro de Albacete), para poder elegir el sabor que más apetezca con nuestra opípara cena.

En nuestro caso nos decantamos por el carpaccio (nos encanta este plato) y una foccacia, al no saber decidirnos entre las jugosas opciones, pedimos la 50/50 (mitad de un sabor y mitad de otro). El carpaccio (14,90 €) es servido de forma clásica con la típica carne del Trentino Alto Adige bajo sal, rúcula y escamas de queso cacionerone. Estaba bastante bueno, pero lo que nos llevó a los cielos del sabor fueron las pequeñas foccacias que nos trajeron. Elegimos una rellena de pesto de pistacho y mortadella de pistacho y otra de zucchetta, rellena de crema de calabaza, guanciale flambeado, queso salvacremasco y nueces. Espectaculares… Una delicia para la vista y gusto, con una combinación sabores exquisita y en un delicioso pan con un punto de escamas de sal perfecto. Puede que este plato se convierta en uno de nuestros pecaditos recurrentes a partir de ahora.

La verdad es que cenamos muy bien, pero en “De Cines y Cenas” tenemos la obligación moral y ética… de terminar con un buen postre… o dos, como fue el caso. Un tiramisú (6,00 €), gigante y cremoso y un bonet (5,50€), que es un budino (budín para los que somos menos políglotas) de Piemonte a base de amaretto di saronno, de tamaño más asequible, fueron nuestras elecciones. Destacamos el tiramisú, porque estaba muy bueno, aunque también recomendamos no volverse loca con los postres porque terminamos… hasta arriba.

Y cuando todo parecía cerrado… nos ofrecieron las dos guindas necesarias para cerrar toda comida italiana, dos copitas de un rico limoncello. Listas para pagar y dormir.

En conclusión, una elección perfecta para comer italiano de calidad de una forma un poco diferente. Altamente recomendable.

Ahora… por poner un “pero” y dentro de nuestra cruzada por el uso del agua del grifo, al pedir una jarra con agua, nos trajeron una botella de esas que parece perfume del caro y que contiene agua filtrada. En la web y en la propia botella lo venden como una opción sostenible para no gastar plástico y en este caso además decía que por cada botella donan un euro a los afectados por la enfermedad de piel de mariposa. Todo esto nos parece muy bien, pero de verdad que somos partidarios de que si pides una jarra con agua del grifo, te pongan una jarra con agua del grifo y poner la donación en la factura final.

Un comentario Agrega el tuyo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s